viernes, 7 de febrero de 2014

Madrugar es bueno


Madrugar es bueno, es mejor levantarse temprano, a quien madruga Dios le ayuda... Lo hemos oído tantas y tantas veces que ni nos lo creemos. ¡Pero he de decir que es verdad!

Sí, madrugar es bueno aunque el primer día que lo decides hacer, en el momento que suena el despertador, pues no lo pienses. Cuando digo madrugar no me refiero a levantarte a las seis de la mañana (explico mi caso), sino en levantarte significativamente antes de lo que lo haces habitualmente. Es decir, poner el despertador  30 minutos antes y cuando suena los paras y lo levantas.
Cuando lo habitual es: suena, la paras, suena, lo paras, suena... y cuando finalmente te levantas pues ya vas muy justa de tiempo para hacer todo lo que querrías.

Estos últimos días estoy intentado levantarme esa media horita antes. ¿Para que? pues en principio para hacer casi lo mismo que hacía antes pero sin la sensación de que me estaban persiguiendo. Desayunar tranquilamente sin engullir el zumo y he sustituido las galletas por tostadas (por que ahora tengo más tiempo). Peinarme sin ponerme la coleta de siempre. Ventilar la habitación y dejar la cama bien hecha, por que tirar el nórdico no cuenta como cama hecha.
Mirarme en el espejo antes de salir, no por sencillo deja de ser útil.

Resumiendo, madrugar es como el primer empujón fuerte que le damos a la rueda de cada día y gira mucho mejor, 

Un saludo,

viernes, 24 de enero de 2014

¡Esto parece una batalla!



El reto apenas cumple una semana de vida y la verdad que no está funcionando como yo quisiera.
Los platos ahora mismo están sin fregar desde ayer por la noche y tampoco puse la lavadora que tenía que hacer. No he planchado ni he dejado una de las camas hechas.
Conclusión: esta tarde volveré a tener sobrecarga de tareas y no se cumplirán todas las de la lista.

Esta mañana en el autobús (una gran oportunidad de reflexionar mientras miras por la ventana) pensaba en posibles soluciones para reconducir la situación.

- Una de las opciones es hacer listas mucho más cortas y realistas con el tiempo disponible para cumplirlas.

- No hacer planes después de la cena (excepto fregar los platos).

- Conseguir más tiempo extra, dejando de hacer cosas que nos comen el tiempo útil. Como por ejemplo, ver la televisión, entretenerme con una conversación demasiado larga, ir al supermercado sin lista de la compra y perder el tiempo por los pasillos... (el tema del super da para otro post, tenemos mucho que mejorar).

Con estos reajustes vamos a intentarlo de nuevo.
¡Adelante!


jueves, 23 de enero de 2014

Nuevos hábitos

Via: www.publicdomainpictures.net


¿Es verdad que si haces algo durante 20días se convierte en un hábito?

Cada mañana me levanto, justa de tiempo y en menos de 30 segundos decido que ropa me voy a poner. No es que sea especialmente rápida, simplemente tengo prisa y combino siempre las prendas de la misma manera. Negro con negro y chaqueta marrón o negro con azul marino y chaqueta marrón.

Hay un hábito que llevo cierto tiempo intentando implantar pero que aún no he conseguido. Quiero preparar mi ropa por la noche, así por la mañana es un tema menos del que preocuparse. Dejar en una silla todo lo que me voy a poner por la mañana para no tener que ir como loca a última hora buscando una prenda en concreto que no recordabas que estaba sin planchar.

Beneficios que espero de este hábito: dedicar unos minutos a pensar como combinar la ropa que ya tengo y rescatar prendas del fondo del armario que seguramente no recuerdo que tenía y sobretodo ahorrar tiempo en las rutinas matinales (desayunos, camas...)

¡Hoy empieza el reto!

Recuerdo un ejemplo que me sorprendió, llevo casi toda la vida desayunando leche con cacao. Llegó un día en que la leche ya no me sentaba tan bien como antes y entonces cambié y empecé a desayunar zumo de naranja. Me costó solo dos días acostumbrarme y pensar que creía que sería imposible, que solo lo haría una temporada y ya llevo casi 5 meses.

Cambiar es fácil,
Si quieres!!

lunes, 20 de enero de 2014

Aquí empieza mi reto: organización



Via: aticosinascensor.com

Parece que un grupo de orcos ha pasado la tarde jugando en mi casa y yo sin enterarme. La cocina está imposible, el baño para llorar y todas las mesas y camas tienen encima algo que no debería estar allí. De la colada mejor no hablamos porque entre los días de lluvia y...

Esta es mi realidad algunas veces por semana. Soy mamá de un niño de 5 años y trabajo 25 horas a la semana fuera de casa. Si, debería tener tiempo suficiente para que nuestra casa estuviera recogida y limpia y no me diera un síncope al pensar que puedo tener una visita sorpresa.

Soy leedora y seguidora de algunas webs que tratan temas de organización optimización, concentración, planificación...

Pero me he dado cuanta que solo con leer no es suficiente para tener la casa a punto, jajaja

Quiero a través de este blog ir relatando día a día (o cada dos días; oh! aún no he empezado y ya estoy procrastinando...) mi intento de aplicar algunas de las técnicas que he leído para tener más tiempo libre y conseguir mis objetivos.

Bienvenidos al día 1.

Que quiero conseguir:
Parece que lo primero que tienes que hacer es tener un plan e intentar ceñirte a él. Mi plan general es conseguir implantar hábitos que me permitan no tener sobresaltos cada vez que abro la puerta de un armario o viene una visita.

Y estos son los primeros hábitos que quiero poner en práctica:
Después de cenar fregar los platos y recoger la cocina (tenga la pereza que tenga).
Dejar las camas hechas antes de salir de casa (no tengo excusa con los nórdicos, no tengo excusa).

Lo sé, ¿sólo dos cosas? Si.
Chicas me lo quiero tomar en serio e implantar progresivamente nuevos hábitos. Quiero ser realista y seria muy seria (no quiero que los orcos vuelvan a mi casa, jajaja)

viernes, 17 de enero de 2014

¿Por qué no tengo tiempo para actualizar el blog?

Via: noticias.universia.es

¿Por qué no encuentro el momento para ponerme a hacer una de las cosas que más me gusta? ¿Por qué hace como un año que no hago manualidades? 

Estas preguntas me rondan la cabeza hace tiempo y la respuesta estaba cerca pero no la veía bajo las pilas y pilas de ropa por planchar. Falta de organización.

Lo reconozco, no me organizo. ¡Los días siguen teniendo 24 horas y las semanas siete días pero yo no tengo tiempo!

Quiero cambiar así que aprovechando el tirón de los buenos propósitos del nuevo año que empieza voy a iniciar mi pequeño reto de conseguir más tiempo.

Podría haberme planteado este reto en casa sin decírselo a nadie pero la verdad es que lo he intentado y no funciona. Creé este blog para compartir con otras personas las cosas que más me gusta hacer: las manualidades, pero la realidad es que mi manera de organizarme y de distribuir el tiempo me lo están impidiendo y es por ello que después de meditarlo (brevemente) he decidido seguir este mismo blog con un giro de temática.

El blog pasará a tener más letra y menos fotos pero este blog soy yo y, ahora, esta soy yo.
¡Gracias!

viernes, 21 de diciembre de 2012

Regalar en Navidad

¿No os parece lo más bonito ver la cara de la persona a la que le haces un regalo? Esta caja de madera decorada con servilletas navideñas fue un regalo para una familia muy querida con la que he pasado muy buenos momentos.
Es sencilla pero con unas cuantas horas de trabajo de recorte, de pintado de base de detalles y de tiempo de secado. En esta caja he utilizado dos servilletas diferentes y las he unido con un mismo fondo blanco.
Merece la pena!!!









viernes, 14 de diciembre de 2012

Navidad

Llegan las Navidades. Bandeja de cristal decorada con la técnica del decoupage.







madewithlove